martes, junio 12, 2007

Una Canción de Amor ( Canción )

Hace mucho no sentía, Lo que siento en este día, No puede explicarme nada, Sólo tengo tu mirada, Aquí clavada entre mis ojos, Sólo tengo un raro antojo, De extrañarte cada día, Y ser parte de tus días. Yo no puedo hablar de nada, Lo único que hago es mirarte, Una que otra carcajada, No controlo mis palabras, Y cuando voy a buscarte, Mis latidos se aceleran, Amor con la luna llena, Sólo quiero regalarte. Una canción de amor, De la penumbra Siento que nace una luz, Siento tus manos y presiento, Que eres tú que estás muy cerca, No puedo creer Que tu amor abrió mi puerta. Sólo quiero terminar, Esta corta melodía, Explicándote en mis días, Mis deseos de quererte, De poder volver a verte, De engreírte tiernamente, Cada minuto del día, Y cantarte tiernamente. No puedo creer, Que tu amor abrió mi puerta.

Gian Marco


Nostalgia ( Poema )

Nostalgia de morir y resucitar en tus brazos. Nostalgia de tus mañanas y tus dias. Nostalgia de la conversación de nuestras miradas. Nostalgia de nuestras estrellas y nuestras lunas. Nostalgia de sentir tu risa loca. Nostalgia de tus manos suaves tocando las mias. Nostalgia de las vibraciones de tu corazón junto al mío. Nostalgia de tu boca entre abierta esperando mi beso. Nostalgia de tu piel dorada. Nostalgia del sortilegio de tu vida. Nostalgia de tu lluvia en mi cara. Nostalgia de abrigarte con mis brazos. Nostalgia es mi nombre, escrito con cada lagrima de soledad; que he vivido poco y he muerto mucho, esperando encontrarte en cada nueva vida, en cada nueva resurrección.

Ruben Leo


Viceversa ( Poema )

Te miro, te sueño y te bebo en la nostalgia de mis dias, de mis horas. No existe espacio ni distancia que logren borrar el sabor de tu presencia y en mi mundo juego de nuevo a ser niño, me descalzo y camino por tus recuerdos, toco tu piel de arena impregnada con tu brisa de mar.

Yo como tu soy viajero en busca de un mar donde pescar, en busca de puerto donde atracar, en busca de calma donde soñar; pero somos diferentes, tu corres sin pedir nada, dando flores y yo estoy siempre aquí soñandote, esperandote, miro mis manos, siento mi corazón y no necesito inventarme nombres y a veces estoy triste.

Si yo pudiera acuñar la luna, dormir con las estrellas y en las tardes de verano cuando el sol dibuja sus círculos ardientes en silencio, jugar a calmar tu sed, tus penas , tu inseguridad, tu desamor y viceversa.


Ruben Leo