viernes, octubre 06, 2006

Querida

Disculpe que insista, querida, pero es imprescindible su colaboración para saber donde se me ha perdido la muchacha que hace un rato estaba aquí conmigo echandole aceite a mi lamparilla tratandome como a uno de la familia. No sabe con cuanto mimo cuida esas cosas que usted tanto desprecia de mi. vea mis dedos desde que no la toco menguando entre mis propias manos poco a poco. Me vienen anchos los pantalones, hablo solo y sufro alucinaciones. Le importaría darse la vuelta? Dejeme verla de frente, pongase aquí en la luz Junto a la puerta. Se le parece tanto físicamente Avíseme si volviera, no es por capricho, le jure amor eterno y no quisiera quedar en entre dicho. Y parece todo tan fácil como extender la mano, y es tan lejano y tan frágil que estoy tentado a emprender hoy mismo un curso acelerado de transformismo. Esconda las uñas, querida, no soy el enemigo. no es esa mi intención. Solo sospecho que es usted quien esconde contra su voluntad algo que me corresponde. Póngale fin a este disparate, vengo dispuesto negociar el rescate. Le importaría que eche un vistazo por sus intimidades, que me de un chapuzón entre sus brazos prescindiendo de formalidades? Avíseme si volviera, no es por capricho, Le jure amor eterno y no quisiera quedar en entredicho.

J.M. Serrat

No hay comentarios.: