jueves, noviembre 02, 2006

Larga Vida a la TROVA!!!!

Desde la época medieval existían los juglares y los trovadores; mientras los juglares se dedicaban a hacer cantos sobre las noticias de otros reinos y otros actos espectaculares como el malabarismo, los trovadores eran cantantes del amor. Así se le empezó a llamar trovadores a las personas que componían y cantaban, acompañados de algún instrumento (casi siempre de cuerdas), sobre temas sentimentales: la vida, el amor, los sueños, etcétera. En el siglo pasado los trovadores eran cantantes populares de rimas, versos sencillos generalmente de ocho sílabas que alegraban a la gente en las plazas y los kioscos. La combinación de las costumbres musicales europeas, así como los ritmos africanos y americanos resultaron contagiosos como el guapango.
En los comienzos de un nuevo siglo, la tradición de cantar el sentir popular se mantiene muy a pesar del gusto de los productores discográficos. La marginación en la difusión de sus materiales y la renovación de estilos son exigencias cotidianas. Con cinco siglos resistiendo a la pulverización de los ideales nacionales, los trovadores mexicanos dan voz a la cultura popular, escriben la historia con notas musicales, abriendo camino al cantar.
Durante la mitad del siglo pasado surgen los trovadores latinoamericanos que hasta hoy se escuchan: Silvio Rodríguez, Oscar Chávez, Pablo Milanés, Mercedes Sosa, Joan Manuel Serrat etcétera. Ellos componían, además de los temas ya mencionados, verdaderos poemas o canciones acerca de la realidad social de sus países. Para 1968 estos autores eran ídolos de la juventud de aquella época: sus canciones eran himnos pues la protesta era, para ese momento histórico, el tema principal de sus canciones.

" Ojalá se te acabe la mirada constante, La palabra precisa, la sonrisa perfecta. Ojalá pase algo que te borre de pronto: Una luz cegadora, un disparo de nieve. Ojalá por lo menos que me lleve la muerte, Para no verte tanto, para no verte siempre En todos los segundos, en todas las visiones. Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones..."

No hay comentarios.: